BUENA NUEVA

ENTREVISTA IAN GIBSON

¿Nos puede decir su opinión sobre la película La buena nueva?
La buena nueva me ha conmovido muy profundamente y creo que va a impactar a todas las personas que la vean.

Ha habido muchas películas sobre la guerra civil: unas muy buenas, otras menos buenas, pero La buena nueva es extraordinaria. Ha cumplido con todas mis expectativas. Es una película matizada, con excelentes interpretaciones. Con dirección impecable. Con ritmo, con hondo interés humano. Y la secuencia final es inolvidable. Sencillamente inolvidable.

Todo esto está conseguido en La buena nueva de una manera muy sutil. No es una película en absoluto maniquea, de buenos y malos. Hay maldad, claro, en ese apoyo de la Iglesia a la criminal sublevación de Franco, pero, como digo, vemos matices. Por ejemplo, el obispo tiene sus dudas, no es un personaje plano. Y Unax Ugalde, el cura protagonista, es un personaje memorable que llegará al corazón de todos los espectadores. Al corazón y, también, a la reflexión, porque La buena nueva es una película que obliga a reflexionar.

Muestra muy bien el horror de la guerra, pero también la posibilidad de la salvación, porque La buena nueva es el Evangelio. La posibilidad de que por la vía del amor, de la ternura, del perdón, se puede conseguir el camino hacia la paz. Es una historia que llegará a los públicos de otros países. Rebasa el ámbito local, para convertirse en una película universal.

Creo además que es una película muy oportuna en estos momentos, porque aunque la situación ha cambiado mucho en la sociedad española a lo largo de las últimas décadas, hay elementos, como son las relaciones entre la Iglesia y el Estado, que permanecen muy vivos en el debate social del 2008.

¿Por qué cree que no ha sido tratado nunca en el cine y muy poco en la literatura este aspecto tan determinante de la guerra civil española?
Ha habido una conspiración de silencio asumida por todas las fuerzas políticas. No se rompió con el régimen anterior. Aquí no hubo juicios de Nuremberg, por ejemplo. Creo que la izquierda española ha tenido un comportamiento magnánimo con la Iglesia. No ha querido lanzar un ataque frontal a la Iglesia Católica por su comportamiento durante la contienda y, también, la posguerra.

La buena nueva afronta el problema de una Iglesia que apoya las armas. Y es la primera vez que en una película sobre la guerra, vemos esas imágenes. Esta película es un síntoma de que las cosas están cambiando. Han pasado 30 años desde la muerte de Franco y yo creo que ya es hora de que se profundice en el pasado. Es hora de que se sepa cómo fue la República y también la terrible guerra.

Creo que es una película necesaria, oportuna -no oportunista-, en la España de hoy, con una Iglesia recalcitrante que no quiere admitir sus errores de pasado.

Leí el guión de La buena nueva hace dos años y ya entonces vi que había material para hacer una gran película. Ahora, y me complace, estar en condiciones de constatar que Helena Taberna ha conseguido hacer esa gran película.

¿Cree que el cine puede contribuir al conocimiento de nuestra Historia?
Sí lo creo. Sobre todo cuando se trata de una película como La buena nueva, que es cine y es arte. Es cine histórico, pero es también un hecho artístico, y cuando confluyen ambos factores estamos ante una gran lección de Historia… ¡y de futuro!

No estamos sólo ante una película de tesis. La buena nueva es también una película de emociones. Tiene rigor histórico, pero habla de las vidas de seres humanos de carne y hueso. La gente saldrá de la película conmovida y emocionada, pero también reflexionando sobre la vida en ese período trágico de la historia.

¿Qué diferencias encuentra entre esta película y otras de la guerra civil?
Lo que veo en esta película es la sutileza, el matiz, unos personajes muy ricos que van más allá del tópico. Y, no lo dudemos, es difícil no caer en los estereotipos de un período que ha generado tanta literatura y tanto cine. Están los actores, esos dos actores protagonistas: Unax Ugalde y Bárbara Goenaga, que son muy convincentes al ir dando vida a unos personajes que evolucionan a consecuencia de los terribles hechos que ocurren en el marco de la historia.

¿Quién cree que debería ver esta película?
Los jóvenes, todos los jóvenes. Miles y miles de jóvenes. Pero también la gente mayor. Incluso los que vivieron la guerra, cada vez menos. Todo el mundo. Yo quiero que la vea todo el mundo.

Transcripción entrevista, Madrid 2008

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s